Demo

Pbro. Alejandro Hernández Sánchez.

Los padres tienen una gran influencia en el comportamiento de los hijos y esta conducta es aprendida en el seno de la familia. La vida en familia es un eficaz medio educativo al que debe dedicarse tiempo y esfuerzo. La escuela complementará la tarea, pero en ningún caso sustituirá a los padres. En este tiempo de pandemia la interacción entre ambos entornos es fundamental para el buen desarrollo de los niños.

El vivir un confinamiento atípico en estos días a muchos nos desconcierta y es muy probable que se generen conflictos entre los miembros de la familia, es por ello que esta conferencia nos ha dejado una gran enseñanza para quienes somos padres, educadores y alumnos de todas las edades, desde los mas tiernos (preescolares) hasta los jóvenes que experimentan nuevas formas de convivencia y relación entres una sociedad mermada por la pandemia y otros males.

Estas condiciones generan una explosión de emociones y sentimientos y su adecuado manejo es muy importante para nuestra salud mental. Manejar las emociones no significa por cierto reprimirlas o negarlas, sino transformar emociones negativas en positivas para que nos puedan ayudar en nuestro camino.

Manejar las emociones por ejemplo no implica que no vamos a sentir emociones negativas. Hay momentos en nuestra vida donde por ejemplo podemos sentir miedo o enfado. Esto es natural y no podemos negarlo.

Esta magnífica conferencia nos enseñó que manejar las emociones es la capacidad de darse cuenta, aceptar fácilmente y controlar con éxito los sentimientos en uno mismo (y, a veces, en otros). Nos pudimos dar cuenta de algo muy simple, la habilidad en el manejo de las emociones se refieren a la capacidad de comunicarnos y confiar en nuestra familia.

Martes 27 de Octubre de 2020. De 11:00 am a 12:30 pm. Por ZOOM